Finca Las Marujitas
Photo

Nosotros

Finca de las Marujitas es un emprendimiento familiar comandado por Corina Kobylanski y Fernando Kainer. El proyecto nació en el año 2009, cuando se nos presentó la posibilidad de materializar un sueño que había empezado a gestarse desde hacía tiempo: desarrollar un lugar que nos permitiera llevar adelante una vida en contacto con la naturaleza, con los alimentos y con la historia. Teníamos una búsqueda espiritual y queríamos un cambio.

Habíamos imaginado un lugar en el que cada elemento predispusiera a la pausa y a la reflexión, al contacto con nosotros mismos, con los demás y con la naturaleza. Queríamos recuperar valores que habíamos dejado de lado por la vida acelerada que llevábamos en las distintas ciudades en las que habíamos vivido. Necesitábamos mostrarles a nuestros hijos que otra vida era posible: una vida en la que prestáramos mucha más atención a las vibraciones de las cosas que a los estímulos externos, en la que tuviéramos conciencia de nuestras acciones y no sólo reacción ante las situaciones.

En nuestra búsqueda, encontramos un campo con un casco de 1875, que formaba parte de las propiedades de la familia Villanueva en Jocolí Viejo, una zona con mística e historia. Luego dimos con el cultivo que sería nuestro emblema: el olivo, un símbolo de paz y prosperidad, en el clima más propicio para su crecimiento y desarrollo. El proyecto continuó con la elaboración de Aceite de Oliva Extra Virgen Changlot Real y Blend bajo la marca COSCIENZA, luego con olivas, encurtidos, mermeladas y mieles, y también con la elaboración de productos de belleza desarrollados en base a aceite de oliva.

Sabemos que los cambios en las realidades empiezan por cambios en la conciencia, y por ello nuestra búsqueda es generar conciencia sobre el planeta que habitamos, sobre los alimentos que ingerimos, y sobre cómo vivir en armonía. Con prácticas específicas, aplicamos conciencia de vida, amor y armonía a nuestros productos, y buscamos que el círculo se complete cuando ese producto llegue a las manos del consumidor.

En 2012 abrimos la Finca al Turismo, para que otras personas pudieran tener la experiencia de vivir el lugar, participar de las actividades de la finca y de las meditaciones, degustar nuestros productos y recorrer el predio. En 2013 lanzaremos Chacras de Lavalle, un desarrollo inmobiliario cuyo propósito es generar un barrio de pequeñas chacras con cultivos propios, acceso a las facilidades de la Finca y un sistema común de valores de producción, consumo responsable y reciclado de basura.