Finca Las Marujitas
Photo

Filosofía

Llevamos varios años estudiando distintas corrientes de pensamiento y formas de canalizar la espiritualidad, realizando prácticas y meditaciones, y observando cómo todo ello influye en nuestras vidas y en las de quienes nos rodean.

El mundo material, tal como se presenta a nuestros sentidos, es una suerte de “ilusión”: es sólo una pequeña porción de la existencia, y si lo analizamos con distintos instrumentos descubrimos que las cosas no son del modo en que las percibimos. Sin embargo, vivimos tan atados a ese mundo material e “ilusorio”, nos aferramos a él como si fuera lo único importante o como si abarcara toda nuestra existencia. Los fenómenos intangibles o inmensurables son igualmente reales.

Existe una realidad más allá del mundo material, una “realidad superior”, que tiene que ver con la conciencia. La física cuántica nos muestra que en el núcleo del mundo físico hay otro reino: el de la información, las ondas de probabilidad y la conciencia. La conciencia, además, funciona como una suerte de motor que pone en movimiento la materia y la energía, y termina por incidir en el mundo físico. De este modo, somos sujetos activos y participamos del universo a nuestro alrededor: con nuestra conciencia, tenemos la capacidad de crear y modificar la realidad.

Cada una de nuestras acciones, y también cada uno de nuestros pensamientos, son semillas cuyos resultados surgen tiempo después, y muchas veces ni siquiera advertimos estas relaciones de causalidad. Por eso es tan importante la intención que ponemos en lo que hacemos y en lo que pensamos: porque con ello estamos creando nuestra realidad futura.

Además del poder de la conciencia, tomamos a la meditación como una herramienta para conectarnos con una suerte de “conciencia colectiva”, cuyo poder es aún más fuerte que el de la conciencia individual. La meditación es una práctica que nos permite trascender las limitaciones del cuerpo, del ego y de la vida cotidiana, para acceder al alma y al espíritu. La meditación grupal, a través de la energía y la vibración que genera, puede incidir en la realidad, y numerosos experimentos lo muestran.

Creemos que tenemos responsabilidad sobre la realidad en la que vivimos, y también tenemos la posibilidad de cambiar aquellas cosas que creemos injustas o negativas; con ello contribuimos a cambiar el mundo. El entorno es un reflejo de nosotros mismos.

Por ello, asumimos un compromiso de conciencia y responsabilidad sobre el impacto social, económico y medioambiental de nuestro emprendimiento, y en ese sentido se da nuestra preferencia por emplazarnos en el Departamento de Lavalle y asumir un compromiso con esta comunidad: desde Finca de las Marujitas, además de generar fuentes de empleo, contribuimos al desarrollo económico y social del Departamento, y además abrimos la posibilidad de que otras personas también ayuden a través de la compra de nuestros productos.