Finca Las Marujitas

Casco Antigüo

La antigua casa patronal, en esta propiedad que fuera durante 150 años de los Villanueva, una tradicional familia mendocina, ha sido refaccionada y restaurada para ser conservada como casco histórico. Además de su valor arquitectónico, se trata de una casa con historia.

La construcción data de la década de 1870, y algunas partes fueron traídas en barco desde Inglaterra. Tiene sellos de origen que se observan en las vigas. Se erige sobre cimientos de rocas traídas desde la Cordillera de los Andes y conserva los pisos de pinotea originales, restaurados. Tanto las carpinterías como algunos de los muebles responden al típico estilo inglés de la época.

La historia de la casa es testimonio de una época importante de la historia argentina. Desde alrededor del 1800, la propiedad perteneció a Melchor Villanueva, casado con Dolores Delgado, cuya madre, Josefa Álvarez de Delgado, fuera madrina de Merceditas de San Martín, hija del Libertador. Benigno Villanueva, primo hermano de Melchor, a la edad de quince años se hospedó durante una temporada en esta casa. Cuenta la historia que una princesa huarpe se enamoró del joven, pero al no ser correspondida murió de tristeza. Desde entonces, los lugareños cuentan leyendas de apariciones.

La princesa huarpe era la hermana de Santos Guayama, quien lideró la “rebelión lagunera”, evento que es descripto por Sarmiento en su libro “Recuerdos de Provincia”. El entonces Gobernador de Mendoza, Arístides Villanueva, puso su empeño en capturarlo pero no tuvo éxito.

El altillo de la casa era el lugar de guardia, desde donde se daban alarmas de malones, y luego se los combatía. El sótano era el lugar en el que se refugiaban las mujeres.